Quienes somos...

Los Objetivos...

Escuelas...

Proyecto de Club...

Tiro con arco, deporte de concentración mental

Imprimir
Publicado el Jueves, 14 Abril 2011
_MG_9632 Desde hace más de 20.000 años hasta la aparición de las armas de fuego, el tiro con arco acompañó a la humanidad en la guerra y la caza. Hoy es un deporte.

Ni la edad, ni el sexo, ni la complexión, la fuerza o las minusvalías son impedimento alguno para practicarlo porque es un deporte de puntería fundamentalmente, de forma que la fuerza necesaria para abrir un arco va desde la mínima en los arcos de escuela, 20 libras, hasta las 50 o 60 libras.

 Aunque parezca sorprendente, el tiro con arco es uno de los pocos deportes que permiten a las personas con minusvalías físicas practicarlo como al resto, logrando en muchos casos mejores resultados que las personas sin trabas físicas.

 

¿No sigue vigente en la memoria la ceremonia de apertura de los juegos Olímpicos de Barcelona 92, con el pebetero encendido gracias a una flecha ardiente lanzada por un campeón paralímpico?

 Además de deporte propiamente dicho, puede practicarse como actividad recreativa de primer orden, sin necesidad de competir, solo por el puro placer y divertimento que proporciona.

Desafío y desarrollo personal

Si bien se compite con otros, el tiro con arco es un deporte de avance individual, de lucha con uno mismo, de superación personal, de nuevos descubrimientos, uno tras otro. Es un desarrollo de la mente del arquero en unión íntima con el arco y las flechas.

El resultado final es una máquina con una parte mecánica y una parte biológica que ejerce el control mental y gobierno de todo el conjunto. Eso hace necesaria una gran concentración desde la postura inicial hasta que se produce la suelta de la flecha.

La cantidad de variables que influyen en el resultado final hace que se necesite mucho entrenamiento hasta dominarlas todas.

Aparte del aspecto material, tipo de arco y flecha, potencia de arco, accesorios, etc, las principales variables referidas al arquero son:

  • Posición y postura corporal.
  • Agarre de la flecha.
  • Apertura del arco.
  • Anclaje de la cuerda.
  • Apunte a diana.
  • Suelta de la flecha.

Todas ellas requieren una minuciosa práctica para llegar a un resultado óptimo, y por lo tanto, tiempo.

Baste decir que en la Edad Media se estimaba que un aprendiz no llegaba a ser un buen arquero hasta que llevaba aproximadamente 8 años de formación.

Modalidades de tiro con arco

Sea como émulo de Robin Hood, tirador de arco recto o Longbow, como imitador de Légolas, arco recurvo, como francotirador y deportista, arco Olímpico, o como imitador de Rambo, arco de poleas o compuesto, hay para todos los gustos y además se pueden practicar todas.

Pero además, se puede practicar el tiro en sala, normalmente en pabellón de deportes, al aire libre -valen los campos de fútbol- e incluso en el monte, en donde podemos realizar recorridos de 3D, realizando una especie de caza incruenta (animales de goma espuma).

Si a lo anterior añadimos actividades complementarias de tipo cultural como es la asistencia a ferias medievales o exhibiciones en diversos eventos, podemos decir que es una actividad o deporte con muchas y variadas posibilidades.

Empezar a tirar flechas con puntería

Para empezar a practicar este deporte es imprescindible realizar un curso con monitor. El tiro tiene una técnica que es importante conocer desde el comienzo para evitar coger vicios difíciles de eliminar con posterioridad.

El arco no deja de ser un arma, por lo que hay que tener unas normas de seguridad estrictas que hay que aprender y respetar.

En los cursos se facilita al neófito las instalaciones necesarias y el material adecuado, por lo que no se desembolsa nada más que el precio del curso. El siguiente paso, si a uno le atrae su práctica, es la compra del arco propio, asociarse a un club de tiro y sobre todo federarse.

Ya con el veneno del tiro en la sangre, el nuevo arquero inicia una actividad que compartirá con el resto de los arqueros de hoy, y sobre todo, con todos los arqueros que a lo largo de la historia de la humanidad lo han sido.